viernes, 6 de noviembre de 2015

Aullido (Howl), Allen Ginsberg - Película

Esta info la saqué de san google, la peli también. No se me ocurren muchas palabras para describir todo lo que gira alrededor... ¿Aullido? y sí, tal vez esa sea la única.  

Lo que, en un principio, iba a ser un documental, se convirtió al final en un híbrido de documental, docudrama y animación. Epstein y Friedman desarrollan Howl utilizando cinco líneas distintas:
- La supuesta entrevista a Allen Ginsberg (James Franco).
- La primera lectura pública del poema, dramatizada al no haber imágenes filmadas de la misma.
- Flashbacks biográficos sobre Allen Ginsberg, dramatizados y acompañados de imágenes de archivo de la época.
- Dibujos animados que ilustran el texto en off del poema.
- El juicio contra Ferlinghetti (Andrew Rogers) dramatizado.

A pesar de que Epstein y Friedman cuentan en su haber con varios Oscars y Emmys por algunos de sus documentales, tardaron años en conseguir distribuidor para Howl y no pudieron estrenar en las conmemoraciones de 2005 o 2007.  Hasta 2010, en la apertura del Sundance Film Festival, no lograrían que la película se exhibiera en público.

"He visto las mejores mentes de mi generación destruidas por la locura, hambrientas histéricas desnudas, arrastrándose por las calles de los negros al amanecer
en busca de un colérico pinchazo, hipsters con cabezas de ángel ardiendo por la antigua celestial conexión con el estrellado dínamo de la maquin-
aria nocturna que pobres y harapientos y ojerosos y drogados pasaron la noche fumando en la oscuridad sobrenatural"...
Así empieza el poema Aullido (Howl) que Allen Ginsberg leyera en público por primera vez el 7 de octubre de 1955 en la Six Gallery de San Francisco y así empieza la película Howl (Aullido) escrita, dirigida y producida por los documentalistas Rob Epstein y Jeffrey Friedman.


                 

La humanidad de don Ernesto

Opinología barata

Publicado en Qu 13, abril 2015

Tantas veces había pasado junto a ella y nunca me había atrevido ni siquiera a sacarle una foto. Ahora estaba ahí, parada frente a aquella casa de Santos Lugares, decidida a entrar. Justo en ese momento no había nadie más. El guardia de seguridad me preguntó si quería pasar y con todos los nervios de una primera cita, le dije que sí. Un pasillo sombreado por montones de plantas apaciguaba el calor de esa tarde de enero. Me senté en un banco y me dejé llevar por la imaginación, y por un momento creí ver a don Ernesto Sabato en ese fresco patio delantero.
Como lectora inconformista que soy, no me contento con el legado (en este caso los libros); me gusta curiosear en la vida del creador. Don Ernesto fue un hombre que por decisión propia abandonó la cumbre de la ciencia por los abismos de la literatura. Creo que fueron su vocación humanitaria y su sentido de justicia los que lo llevaron a cambiar de rumbo. Un ser humano de una calidez absoluta y una lucidez envidiable...
Los invito a seguir leyendo!(pág. 30)

Revista Qu (papel) sigue a full, y yo sigo con mi columna "Opinología barata", así que para arrancar de nuevo comparto mis parloteos que, para desgracia de muchos, también están en la web.

Buen viernes, buenas lecturas.
¡Mates... y hasta más ver!

jueves, 30 de julio de 2015

A la deriva

Hoy la lluvia está arrasando con todo, menos con mi necesidad urgente de leer. Empiezo a buscar textos y me encuentro con uno que me enviaron hace un tiempo y no entiendo cómo es que todavía no lo compartí. A veces pasa. Bueno ahí va, cruzando charcos. 


Y mientras, todo se aleja. Las amistades y los lugares. El tiempo y la sensación de peligro. Como mecerse en un barco a la deriva. Es el mar quien me arrastra hacia un lado u otro. Y paso por entre vosotros, llego como una ola y me dejo caer un rato. Os arrebato un recuerdo y una experiencia. Os doy una sonrisa sincera, de la más pura felicidad. Y luego sigo mi camino marchante, pues nadie puede subir aquí conmigo. La contradicción es mi única brújula y marca siempre camino al caos. Sólo quien se atreva puede venirse. Pero no me busquéis cuando ya me haya ido. No quiero que os perdáis, sino que me recordéis. Lo único que puedo hacer por vosotros es enseñaros vuestros miedos. Sólo puedo enseñaros a amaros tal como sois. Mi alimento son vuestras experiencias y mi recompensa vuestra risa. Soy bueno, pero no tanto como os gustaría. Por eso no podemos quedarnos demasiado tiempo juntos. El fuego quema a quien se le acerca demasiado y sólo el suicida podría desearlo. Nos reuniremos más tarde, no tengáis dudas sobre ello. Pero en vida sólo seré un viajante y vosotros seréis mis puertos. "

                                                                                                  Greg Clopkins

lunes, 22 de junio de 2015

Reflexiones


Y bueno una buena felicitación de cumpleaños tenía que tener algo. Un dibujo, un tema, algo! Como ya hace mucho que no dibujo y lo que quiero es regalarte algo que al menos se entienda; y tampoco tengo nada para grabarte un tema; te mando algo que escribí hoy, recordando muchas muchas cosas. A veces los días te traen recuerdos, memorias y empezás a hilvanar ideas. 

Libertad de ser inteligentes hasta el punto de no necesitar a nadie por encima. 
Las teorías de mundos diferentes que conozco siempre puntualizan la cantidad de tareas que deben llevarse a cabo. La dificultad de las mismas. Y el reparto de las tantas entre diversos organismos. Ya pueden ser ideológicas o filosóficas, las teorías acaban repartiendo tareas de tal manera que hasta en las más colectivistas siempre hay un pequeño poder.
Siempre menospreciamos a los demás. Son tontos. Idiotas. La gente es la que se equivoca siempre. Son "ellos" los que se han corrompido por el sistema. Son "ellos" los que quieren dinero y nada más. Son "ellos" los culpables de las crisis, las guerras, las matanzas, el hambre, la riqueza y la pobreza. Siempre ese "ellos" tan impersonal, intemporal, incorpóreo. In. También de innecesario. Es "la gente" la que se cree las papanatas. Es "la gente" la que vota equivocadamente. "La gente" que vive aislada. Se habla mucho de la apatía. Busquen en los periódicos. "La gente cada día es más apática". Es esa gente (siempre de manera inconcreta) la que pone palos en nuestras ruedas. Es la gente la que no hace nada y entonces nos obliga a no hacer nada también. 

La desconfianza. 
Nosotros tenemos estos problemas. No confiamos en nadie. No creemos en nadie. Tenemos muchas ideas y también mucho miedo. Y eso nos hace ingenuos. No de la manera en la que un ingenuo creería todo lo que se le dice. Sino ingenuos en la manera de gestionarnos. Sin confianza nos ponemos palos en las ruedas. Nos quejamos unos de los otros sin bajar la mirada más allá del hombro. Creemos que a las conclusiones que hemos llegado de manera personal nadie más ha llegado. Y si nos ponemos a hablar queremos tener razón. Porque los demás son el problema. 

Egoístamente. 
A pesar de ser egoístas, desconfiados, insultantes y vagos no nos tenemos para nada en cuenta. Ni una pizca de amor propio. Damos por hecho que todo está comprometido y que las cosas deben funcionar así. Nos guste o no. Que no tenemos ni voz, ni voto, ni lugar y que al seguir la corriente podremos ocuparnos de las cosas realmente importantes como el amor, la felicidad... 

De forma vacía, vaga y lejana. 
Me hace gracia cuando dicen que este tipo de cosas son inmateriales. ¿Materiales de materia? Todo es materia. Dónde estés tú, ser corpóreo, podrás sentir tu felicidad, tu amor, tu amistad, tu... ¡tú!
Hay demasiadas vertientes. Nos hemos creado un laberinto de caminos sin salida y de caminos de los que podemos escapar pronunciando las palabras mágicas. Utopía. Distopía. Mundos paralelos construidos de intelecto. Mundos que descartamos desde el primer momento. Pequeños resplandores que ignoramos por completo, por miedo, desconfianza, egoísmo y vageza. Ahora lo voy a hacer. Ahí viene: a mucha gente le gustan las utopías. Les gusta soñar con posibilidades. A mí me encantan las distopías. Aquellos mundos fríos, crueles, horribles que están creados sobre bases que en teoría deberían ayudarnos a ser mejores. Me hace pensar.

¿Mejores para quién? 

Individuos. 
Nietzsche estaba loco, ¿no? Y hablaba de superhombres. ¿Qué tal individuos? ¡Libres! ¿Pero cómo? 
Veo gente en el trabajo equivocado. Con la pareja equivocada. Grandes artífices. No es que se deseen el mal. No es que no lo sepan hacer mejor. Es que no confían ni en ellos mismos. Y porque se han rendido. Vivimos en la era de la motivación. ¿Por qué necesitas motivarte? ¿Es que no te basta con vivir? ¿No te basta? 

¡Basta! 
¿Dónde está el error? ¿Qué hacemos mal? ¿Por qué no sabemos suministrar los excesos del norte para ayudar al sur? ¿Por qué nos endeudamos construyendo casas en las que nadie habitará mientras levantamos vallas para que no vengan los sintecho? ¿Por qué la pobreza es un tema tabú? ¿Y por qué no la erradicamos? ¿Por qué tenemos miedo a cualquier cambio? ¿Por qué cuando hablamos de nosotros como especie usamos la tercera persona? 

Si me preguntas, te diría que no tengo una respuesta. Las soluciones no existen, sólo replantean el problema de diferente manera. Del pasado podemos aprender. Ahora toca construir aquello que nos sucederá. Aquello que sobrevivirá a nuestra inevitable muerte. Y los únicos que tienen la clave para el futuro son los niños. Aquellos niños que criamos y educamos hoy. La ecuación es simple. Si lo hacemos de la misma manera, ¿no serán iguales o muy parecidos a nosotros? El tabú es conservador. El futuro no está escrito. No está cerrado. La posibilidad es lo que da vida al futuro. Sino, pregúntenle a los agentes de bolsa. 

Sólo una educación libre puede crear individuos libres. Libres de ser inteligentes hasta el punto de no necesitar a nadie por encima. De dejar de temer y de desconfiar. Felices de ser quienes son y con ganas de vivir y de hacer aquello que aman. Individuos que empiezan por aceptarse tal como son, nuestro gran dolor de cabeza, ¿eh? No hay partidos políticos. No hay ideologías. Ni siquiera filosofías. La libertad no entiende de etiquetas. La aceptas tal como es, un desafío mental. ¿Te atreves? 

                                                                                               Walter Germán van Diest 

Y sí, una palabra lleva a la otra. Tiempo para compartir. 
Pero esa será otra reflexión, quizás.  
Gracias, amigo y compañero, del otro lado del charco.


domingo, 26 de abril de 2015

por knock-out

"Cuento de horror"

La mujer que amé se ha convertido en fantasma. Yo soy el lugar de sus apariciones.
  
Juan José Arreola


Perfecto.

miércoles, 18 de febrero de 2015

Conciencia.



Aroma a culpa. 
No intentes volver. Te enroscás en mi cuello, invadís mi nariz, tratás de cautivarme otra vez. Dibujás en mi piel, con tu etérea presencia las palabras que sabés, van a arrastrarme hacia el abismo.
Es tarde, no vuelvas.

domingo, 1 de febrero de 2015

La casa de Ernesto Sabato.


Puerta de entrada

Estatua de Ceres, donada en homenaje a Sobre héroes y tumbas.

Su escritorio... emoción!

Su fiel amiga.


Inexplicables sentimientos. El sábado me decidí y fui a hacer la visita guiada, me tocó con Guido, uno de sus nietos. Muy recomendable paseo, para más información visitar la página: https://www.facebook.com/Casadesabato

martes, 20 de enero de 2015

El Libro De Cabecera (The Pillow Book) - Peter Greenaway 1995

También conocida como "Escrito en el cuerpo", a mí es el título que más me gustó.

No tengo manera de describir esta película sin querer contarla toda. Tiene cosas de lo más sensuales y otras de lo más bizarras, pero en su conjunto es un homenaje a la palabra. Dejo algunas frases que pueden ser como la manzana de la tentación (para algunos), pero hay más muchas más:

Cuando Dios hizo el primer modelo del hombre lo pintó en los ojos, los labios y el sexo. Luego pintó en cada persona su nombre para que su dueño no los olvide.

Las palabras para la lluvia debieron caer como la lluvia. 
La palabra para el humo debe moverse como el humo. 

Nunca temas cometer un error. Recuerda que el pincel debe ser de madera pero el escritor es sólo humano. 

El olor del papel blanco es como el color de la piel de un nuevo amante, quien llega de sorpresa a través de un jardín húmedo. Y la tinta negra es como el cabello laqueado. ¿Y la pluma? Bueno, la pluma es como el instrumento del placer cuyo propósito nunca está en duda pero cuya eficiencia sorprendente siempre se olvida. 

Estoy segura que hay dos cosas en la vida que son totalmente certeras. Los placeres de la carne y los placeres de la literatura. Y he tenido la fortuna de disfrutar de ambos de igual forma. 

Una de las imágenes de la peli inspiró al colaborador de cabecera de este blog para escribir un relato que pueden leer acá. Lo mejor es que él no había visto la peli, cuánto puede una imagen!

Hace tiempo que tenía ganas de compartirla y acá estoy mate en mano. La encontré acá 

Vale la pena si las palabras te gustan tanto como a mí (al punto del trauma) jaja (el jaja es para hacer creer que exagero). Disfrútenla!


viernes, 9 de enero de 2015

Vía mail.

Epístolas    -  Walter van Diest
Publicado en Qu 11, septiembre 2014
(Date: Wed, 12 Feb 2014)

¿Viste como no todo es lo que parece? Hay que darles una oportunidad a los escritores o, si no a ellos, al menos a sus libros.

(Por cierto, Dostoievski dicen que fue el primer psicólogo de la mente propiamente dicho, ya que fue pionero en utilizar la primera persona para narrar historias y en tratar los problemas de la personalidad desde la perspectiva, precisamente, personal. Y ahora que lo decís, el libro de Sabato El túnel tiene mucho que ver con Apuntes del subsuelo, por ejemplo, en el que el personaje es un sacado sádico que odia todo pero que a la vez ama sentirse incomprendido… o algo así. Ya lo leerás…).

Me regalaron Un mundo feliz, de Aldous Huxley, una locura nada más empezar, pero que tiene buena pinta. Otra utopía aterradora, me está dando qué pensar sobre cambiar el mundo o dejarlo tal como está… ya ves que hay cosas que nunca cambian.

Ahora la compu va muy lenta y para conectarme a internet tengo que cerrar todo, pero bueno, ya lo solucionaré de alguna manera.

De momento voy pensando sobre Click y cómo escribirlo bien. Quizás sea hora de dejar a los personajes jovencitos y volver a los cuarentones desengañados… ¿viste? seguro te suena de algo……. INFINITOS PUNTOS SUSPENSIVOS jajajajajaja.

Me alegra que te estés leyendo Sabato, yo guardo en Favoritos todos los enlaces de e-bay para comprar libros a buen precio pero se me pasan los días de oferta y se van, por pelotu… pero bueno, ya los encontraré o los compraré en persona si consigo trabajo.

El lunes me fui por Barcelona, pateando la ciudad para tirar currículums, se me había olvidado lo linda que puede llegar a ser. Siempre me gustó mucho Barcelona, porque es una ciudad medianamente grande, pero que te la recorrés en poco rato. Eso sí, la diversidad es aplastante, de todo, de todo. Enanos, gigantes, franceses, árabes, sudamericanos, españoles, italianos, ingleses… catalanes y todo tipo de locales, tabernas, bares a los que se baja por una escalera (como los que más me gustan) ¡¡¡y estaciones de tren fantasma!!! Ayer anduve viendo pedacitos de un documental que se llama Subsuelo y va de eso, de las estaciones de subterráneo fantasma, algunas que nunca llegaron a estrenarse y otras que fueron cerradas en los 70, otras modificadas y se conserva un andén desde los 80… pequeños lugares que parecen varados en el tiempo, con las publicidades de la época, los azulejos, todo. Lo único que les sobrevino es la suciedad del paso del tiempo, pero no cambiaron mucho. De hecho hay fotos de una estación que se llama Correos, antes de ser clausurada en el 72 con las mismas publicidades que le quedaron, impresionante ¿no?
Esas estaciones fantasma le invitan a uno a escribir una novela de intriga o de misterio, tienen toda la onda. Hay una que se llama Gaudí, en memoria del arquitecto de Barcelona. La cosa es que la estación está completa, con sus dos andenes y sus bancos, paredes y publicidad, pero como tardó mucho en construirse, ya habían hecho dos estaciones demasiado cerca y nunca la inauguraron. Es más, el tren pasa por la misma vía aunque no para, pero dicen que si mirás con atención, la ves. Ahora quiero volver para verlas todasssss jajaja y eso, Maldita.